¿El becario “a la bartola”?

becario

Hace ya varias semanas que se puede escuchar por la radio y ver por internet un anuncio de una marca de automóviles que me enfada bastante. En el mismo, se escucha a un supuesto becario de dicho fabricante actuando como el primo que le toca trabajar en verano, y que, como no hay nadie en la oficina, decide fijar la política de precios del fabricante a la ligera y sin profesionalidad, o como dice el anuncio, a la bartola. Es decir, el anuncio hace gracia de un supuesto becario, que tienen trabajando en verano cuando  los demás empleados están de vacaciones y que aprovecha la situación para actuar de forma irresponsable y poco profesional.

Quitando la exageración propia del anuncio para atraer la atención del consumidor,  es especialmente hiriente saber que en la sociedad esa sea la connotación de la figura del becario. El becario es el primo, “el último mono”, que hace lo que nadie quiere, lo cual conlleva a que sea menos diligente en su trabajo.

Es cierto que el becario es el último en la cadena de decisión, ya que está en la empresa para aprender e inciar su carrera profesional, no se puede llegar y pretender ser el gerente aunque se tengan muy buenas habilidades, ya que  experiencia es un activo esencial. El problema surge  por la desfiguración del concepto de becario llevado a cabo por numerosas empresas. Son muchas las empresas que tratan de disfrazar tras la figura del becario puestos que son de inferior categoría con el fin de conseguir un ahorro en sus costes laborales. No hay una verdadera intención de formar al joven profesional sino de aprovecharse del mismo, y los planes de formación son meros documentos vacíos para poder justificar la contratación (que conste por supuesto que no son todas las empresas, ya que por suerte hay firmas que diseñan planes auténticos planes de formación, no es mi intención generalizar).

El becario es un chico/a joven, estudiante o recién licenciado que desea poder entrar en el mercado laboral cada vez más competitivo, donde saber inglés o tener dos carreras ya no es suficiente,  con el fin de  poder ganar experiencia y luchar por una posible incorporación en la empresa  a través del trabajo y del esfuerzo. Sólo el proceso de selección de grande empresas para puestos de becarios o juniors es más competitivo y complejo que el trabajo que han hecho alguno de nuestros representates políticos para llegar a su puesto. Yo lo he vivido de forma personal, y he conocido a muchos grandes profesionales en esa situación. Así pues me duele especialmente esta ridiculización de gente que están luchando por su futuro, por poder tener al menos una oportunidad de conseguir sus objetivos tras años de estudio.

Por ello me enfada que esa se ridiculice la figura del becario como se hace en dicho anuncio, porque así es como muchos hemos empezado nuestra carrera profesional, y puedo asegurar que no había ni un segundo en el trabajo para estar “a la bartola”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s