Aportación de vivienda a una sociedad: La Plusvalía municipal

plusvalia-municipal

Siguiendo con el post anterior sobre la tributación de las personas físicas que llevan a cabo aportaciones de bienes inmuebles a sociedades, quiero tratar en profundidad  un tributo local cuanto menos problemático y polémico como es el Impuesto por Incremento del Valor de Terrenos de Naturaleza Urbana (IIVTNU), también conocido como “plusvalía municipal”.

Como se indicó en el mencionado artículo, las ampliaciones de capital realizadas por personas físicas a una sociedad  mediante la aportación de un bien inmueble o vivienda urbana suponen una transmisión patrimonial, y por tanto, entra dentro de los supuestos sujetos a dicho impuesto. La persona o entidad aportante de la vivienda sería el sujeto pasivo que debe hacer frente a dicho impuesto, excepto en el caso de que el aportante fuera una persona física o jurídica no residente en España, en cuyo caso el sujeto pasivo pasaría a ser la propia sociedad a la que se aporta el inmueble.

Es muy importante tener en cuenta este impuesto a la hora de decidir llevar a cabo esta operación, ya que esta plusvalía puede suponer un importante coste, pudiendo llegar a suponer casi el 10% de la operación (sobre todo tras la subida de los valores catastrales de los terrenos urbanos que se ha llevado a cabo en los últimos años) dependiendo en todo caso del tiempo que se haya tenido la propiedad  de la vivienda.

El plazo para llevar a cabo la liquidación del impuesto es de  30 naturales desde la fecha de la transmisión. En el presente caso que estamos tratando de aportaciones de viviendas a socieadades, será desde la fecha de escritura donde se formalice la operación  o desde la ratificación de las mismas en caso que no se haya llevado a cabo al otorgar la escritura. Una vez que dispongamos de las escrituras, se puede realizar directamente la liquidación del impuesto. Muchos ayuntamientos ofrecen formularios online e incluso software para llevar a cabo la liquidación del impuesto, aunque en caso de duda siempre es posible ir a las oficinas de hacienda de cada ayuntamiento con una copia simple de la escritura para realizar la liquidación. El valor base que necesitamos para poder llevar a cabo dicha liquidación es el Valor catastral que viene recogido en último recibo del IBI pagado por el propietario. Una vez que se dispone de dicho valor, se aplica un porcentaje de reducción correspondiente. Dichos porcentaje son fijamos por los propios ayuntamientos, y el mismo depende del numero de años en los que el propietario ha dispuesto de la vivienda. Cuanto más tiempo se haya sido titular de la misma, menor será el porcentaje de reducción, y por tanto, mayor será el la base imponible del impuesto.

Una vez aplicado el porcentaje de reducción, se aplica sobre el mismo el tipo del impuesto correspondiente. En el caso de la ciudad de Madrid, el porcentaje del impuesto actual está en torno a un 29% en el caso que se haya sido titular de la vivienda alrededor de veinte años.

Aunque no parezca en un primer momento que éste sea un impuesto relevante a la hora de decidir realizar la aportación de una vivienda a una sociedad, su coste puede ser muy importante, sobre todo si se ha sido titular de la vivienda durante un largo periodo de tiempo. Así pues,  no tenerlo en cuenta  puede ser una ingrata sorpresa , sobre todo teniendo en cuenta los costes de notaría, y de inscripción en el registro mercantil y de la propiedad que supone esta operación, más plusvalía a efectos de IRPF o Impuesto de Sociedades.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s